SemSek Comunicación

Marketing y Comunicación Socialmente Responsables

Moda y RSC

No cabe duda, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) está de moda. Y es una moda de las que llegan para quedarse. Digamos que, empleando el argot¸ es como esos básicos de fondo de armario en los que inviertes un poco más de dinero porque sabes que los usarás temporada tras temporada. Por sí solos, ya son una prenda perfecta con la que siempre aciertas pero es que además son el complemento ideal para cualquier look ya que, con una buena combinación, incrementas todo su potencial.

Y hablando de moda, precisamente éste es un sector que mueve miles de millones de euros en un solo día y que, desde julio de 2010, cuenta con su propio índice bursátil, el FashionUnited Top 100, que engloba a las 100 mayores compañías de moda del mundo que cotizan en bolsa. Un índice que durante el primer trimestre de 2012, cuando la crisis más apretaba (o eso nos aseguraban), registró un crecimiento de 154 puntos básicos.

Así que, si la RSC marca tendencia, las empresas de la industria más fashion no pueden quedarse atrás porque, ¿quiénes mejor que ellas para detectar las tendencias que se llevarán en el futuro y aplicarlas con éxito en sus colecciones?

Con este motivo, y dentro del marco de la Copenhagen Fashion Summit 2012 –la mayor conferencia mundial sobre sostenibilidad y moda–, Naciones Unidas convocó a  las empresas del sector para que suscribieran el primer código de conducta dedicado en exclusiva a dicha industria. Pero la ONU no sólo quiere que desfilen los titanes de este sector, sino que también pide ese mismo compromiso a las pequeñas y medianas empresas de moda.

Se trata de un código que consta de 16 principios inspirados en los diez puntos que recoge el Global Compact (o Pacto Mundial), un acuerdo internacional promovido por el Foro Económico Mundial que data de 1999, y a través del cual las empresas que lo ratifican se comprometen a cumplir una serie de valores fundamentales en materia de Derechos Humanos, normas laborales, Medio Ambiente y lucha contra la corrupción.

En el caso concreto de este código, los aspectos básicos sobre los que gira son, entre otros:

  • Respetar los Derechos Humanos
  • Promover tecnologías respetuosas con el Medio Ambiente
  • Optar por diseños sostenibles para reducir la contaminación
  • Promover, principalmente por parte de las modelos, hábitos de vida saludables

Seguro que este acuerdo no pilla por sorpresa a casi ninguna firma de moda y es que la ONU les sigue los pasos desde hace tiempo. La razón es muy sencilla, se trata de una de las industrias más contaminantes del mundo y, por esta razón, está en la agenda de la Cumbre de Río (‘Rio+20: Corporate Sustainability Forum’) y en el punto de mira de las principales ONGs defensoras del Medio Ambiente como, por ejemplo, Greenpeace con su campaña ‘Detox’.

Además, el código de conducta llega en un momento en el que, como decía al principio, cada vez son más las firmas de moda que, conscientes de estos problemas, crean fundaciones sin ánimo de lucro asociadas a sus marcas y también son numerosas las empresas que, en este sector, apuestan por la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), el comercio justo, por los tejidos y materiales naturales, o por los medios de producción sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y con los derechos y condiciones laborales de quienes producen las prendas.

Y si lo que queremos son ejemplos reales de este compromiso no hay que irse a buscar empresas extranjeras, aquí, en casa, tenemos una de las empresas de moda más importantes del mundo y que, a su vez, se sitúa entre las 100 entidades más sostenibles del planeta. Sí, se trata de Inditex. Su director general de Comunicación y Relaciones Institucionales, Jesús Echevarría, afirmaba en el ‘II Encuentro YO DONA con la Sostenibilidad: Diseño e Innovación’ que precisamente la sostenibilidad es una de las prioridades dentro del plan estratégico de la compañía y una muestra de esto, por ejemplo en el ámbito medioambiental, es la construcción de tiendas ecoeficientes.

Pero si no te basta con este ejemplo, no te preocupes, afortunadamente cada vez hay más. HermèsAsosH&MHoss Intropia… Porque está de moda, por negocio, porque tener buena imagen vende o por vocación, lo que no cabe duda es que las empresas del sector quieren quitarse la etiqueta que las considera como un sinónimo de materialismo, lujo, maltrato animal, consumismo, explotación laboral o frivolidad. De acuerdo, no lo niego, todo eso existe pero no todas las empresas son así y algunas de las que lo son ya han entonado su mea culpa y empiezan a poner en práctica el propósito de enmienda.

Antes de terminar, una cuestión sobre la que quiero reflexionar. Es correcto que pidamos a la industria de la moda un compromiso de sostenibilidad y una actitud socialmente responsable pero, ¿y los que compramos, cuál es nuestro compromiso? ¿Para cuándo la RSC como ‘Responsabilidad Social del Consumidor’?

Fuente: DivaRabiosa
Autora: Inma D. Alonso

Anuncios

Acerca de SemSek

Marketing y Comunicación Socialmente Responables

Información

Esta entrada fue publicada en julio 4, 2012 por en Marketing Social, RSC y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: